Esperanza y cautela en Houston ante una posible reforma migratoria

Organizaciones y activistas de Houston no se confían y aseguran que seguirán luchando hasta que se apruebe una reforma migratoria integral

Manifestantes en Houston pidieron una reforma de inmigración integral este año.

Manifestantes en Houston pidieron una reforma de inmigración integral este año.

Foto: Gustavo Rangel / RUMBO
PUBLICADO: EST Jan 28, 2013 7:12 pm EST
El hijo de Mónica Rodríguez acaba de graduarse de la preparatoria Austin, en Houston, pero sus aspiraciones de poder seguir adelante con sus estudios se encuentran comprometidas. “Mi hijo quería ir a los Marines pero lamentablemente no alcanzó a entrar en la Acción diferida por que llegó a Estados Unidos un año más tarde de lo que se permite y ahora que surge la posibilidad de que se apruebe una reforma migratoria integral nos da una nueva esperanza de que mi hijo pueda seguir luchando por sus sueños”, dijo Martha Solís, que se unió a decenas de personas en los escalones del Municipio de Houston para pedir que en Washington DC se haga un genuino esfuerzo bipartidista de legisladores para aprobar un reforma de inmigración. En la manifestación de este lunes 28 de enero en Houston también se hicieron presentes varios funcionarios que se comprometieron a luchar para que se apruebe una reforma que “saque de las sombras a los más de 11 millones de inmigrantes indocumentados que se encuentran en el país”, dijo Gene Green, congresista del Distrito 29. Representantes de unas 20 organizaciones cívicas se hicieron presentes para unirse a la organización Houston for Commonsense Immigration Reform, entre ellas el sindicato SEIU, Alianza Mexicana, CRECEN, Texas Organizing Project, Texans Together, FIEL y Houston Unido entre otras. “No vamos a aceptar nada menos que una reforma migratoria integral que le dé oportunidad a todas esas familias que viven en las sombras de poder encontrar un camino que los lleve a la ciudadanía”, dijo el congresista demócrata Al Green, del Distrito 9. “Podemos aprobar una reforma migratoria porque el país se va a beneficiar económicamente, porque va a sacar de las sombras a millones de inmigrantes indocumentados, porque le dará la oportunidad a jóvenes de seguir con sus vidas. Pero la razón más fuerte y por la cual debemos aprobar una reforma es porque es la cosa más justa y correcta que podemos hacer”, agregó Al Green. Los funcionarios y representantes de las organizaciones fueron cautelosos y no tomaron las recientes novedades en la materia como un triunfo. “Queda mucho camino por delante y debemos seguir presionando a los políticos para que hagan lo correcto. Lo que se ha presentado hasta el momento es un esqueleto de lo que podría ser la reforma migratoria, pero no podemos confiarnos de que no va a suceder algo extraordinario que complique las cosas”, dijo Teodoro Aguiluz, director de CRECEN en Houston. Un futuro proyecto de ley podría incluir el acceso a la ciudadanía pero lo que preocupa a líderes comunitarios y funcionarios de Houston, que apoyan una reforma integral, es el tipo de condiciones que serán presentadas en el futuro cercano. “No quiero que el tema de la seguridad fronteriza comprometa la legalización de las millones de personas que esperan con una reforma migratoria poder arreglar su estatus para poder vivir con tranquilidad en este país”, dijo Sheila Jackson Lee, congresista del Distrito 18. Un grupo de senadores presentó un ‘esqueleto’ de su plan que está básicamente compuesto por cuatro pilares: una vía “dura pero justa” hacia la ciudadanía para los más de 11 millones de indocumentados que se encuentran en el país más un reforzamiento de la seguridad fronteriza; hacerle una reforma al actual sistema de inmigración que reconozca las necesidades de la economía nacional; crear una manera más efectiva para impedir el robo de identidad y que empleadores contraten a trabajadores indocumentados; y permitir el ingreso y contratación de trabajadores agrícolas y otro tipo de mano de obra siempre pero al mismo tiempo protegiendo al resto de los trabajadores. “Ya se acabó el tiempo de tantas palabras, es tiempo de tomar acción porque este es el momento, el tema de la inmigración ya no puede esperar. Texas ya no puede esperar, nuestro estado va a beneficiarse económicamente con la aprobación de una reforma integral porque le permitirá a mucha gente trabajar con libertad y se reforzarán nuestras relaciones con México”, dijo Ed González, concejal del Distrito H de Houston. “Mi distrito es 60 por ciento hispano y mucha de esa gente no puede desarrollar todo su potencial porque vive con miedo, es tiempo de mirar este tema de la inmigración con inteligencia, ya basta de mentiras y engaños, una reforma migratoria nos va beneficiar a todos”, agregó González. Se estima que en Texas viven 1.6 millones de indocumentados que si pagaran impuestos podrían proporcionar un ingreso estimado de $4,100 millones para el estado. La incertidumbre sin embargo sigue firme. Por ejemplo, las personas que se encuentran avaladas por el TPS no saben exactamente como podrían ser afectados o beneficiados. “En junio comienza el periodo para renovar permisos (para el TPS) y no creo que para entonces ya se tenga una respuesta definitiva de la reforma. Queremos pensar que los que están avalados por el TPS serán incluidos, pero nosotros no vamos a dejar de luchar. Actualmente estamos pidiendo que ya se les dé la posibilidad a los de TPS de tramitar una residencia permanente”, dijo Aguiluz. Las organizaciones cívicas en Houston tienen planeadas marchas y otras actividades en las próximas semanas para seguir presionando a los políticos. “Queremos que hagan lo correcto los políticos, ya basta de la separación de familias, no más deportaciones, se necesitan acabar las injusticias para los trabajadores indocumentados, es tiempo de que se nos dé una esperanza real”, dijo Elsa Caballero, directora del sindicato SEIU en Texas.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS