Emotiva marcha contra el miedo y por la reforma migratoria

En Houston familias inmigrantes, activistas y grupos cívicos marcharon para pedir la legalización de los indocumentados y el fin de las deportaciones

En Houston se realizó una concurrida marcha contra las deportaciones y en favor de una reforma migratoria integral.

En Houston se realizó una concurrida marcha contra las deportaciones y en favor de una reforma migratoria integral.

Foto: Gustavo Rangel / RUMBO
PUBLICADO: EST May 4, 2013 9:20 pm EST
HOUSTON - Apenas tiene nueve años pero la pequeña cantante Madalyn Hernández ya entiende la importancia de la letra de la canción que interpretó el sábado 4 de mayo durante la marcha en que cientos de personas participaron para manifestarse en favor de una reforma migratoria que legalice a millones de indocumentados que radican en este país. También pidieron que ya no se separe a más familias por deportaciones y es por eso que la canción que interpretó Madalyn le llegó de una forma muy personal a varias de las personas que se unieron a la manifestación protagonizada en el suroeste de Houston. Con banderas estadounidenses, grupos de matachines y hasta con una enorme imagen de la Virgen de Guadalupe los manifestantes recorrieron la calles de Bellaire y Chimney Rock hasta llegar al parque Barnett-Bayland. Varias familias que han sido separadas por deportación escucharon a Madalyn y algunos no pudieron contener las lagrimas, las memorias, sus problemas y la impotencia fueron demasiado. Madalyn cantó 'La Suplica' y este fue sin duda el punto alto de la marcha donde participaron más de 20 organizaciones cívicas que luchan por los derechos de inmigrantes. “Fíjese usted (Dios), un día unos policías fueron a mi hogar y en eso oí que decían que a mis papacitos van a deportar. Y ahora estamos solitos yo y mis hermanitos. ¿Quién nos va cuidar? El más chiquito es un bebito que llora y llora porque extraña a mamá”, canto Madalyn. “Yo no tengo la culpa de haber nacido en este lugar, devuélvanme a papis que ya quiero verlos, besar y abrazar”, siguió la interprete y los aplausos y gritos de los presentes la acompañaron. La marcha contó con unas 2,500 personas que a lo largo del camino pedían una reforma migratoria y con sus tradicionales cantos de “sí se puede” y “Obama, escucha, estamos en la lucha” buscaban mandar un mensaje. Los organizadores de la marcha decidieron no marchar el 1 de mayo cuando en otras ciudades se llevaron a cabo varias manifestaciones porque querían contar con la mayor de asistentes posibles y en fin de semana consideraron que llegarían más personas a apoyar el movimiento. “No podemos tener miedo, ya no podemos quedarnos sentados esperando que vengan a deportarnos, tenemos que salir y demandar que se nos dé una reforma migratoria porque ya nos la hemos ganado con el sudor de nuestras frentes por todo lo que le hemos contribuido a este país”, dijo Claudia Muñoz, activista que estuvo recientemente detenida en un centro de detención de inmigración donde asegura que se comenten muchas injusticias en contra de los detenidos. “Estamos en el Condado de Harris que sabemos es un condado donde las autoridades son muy racistas y eso lo comprobé en esos centros de detención. Hay padres, mamás, hijos, hijas y hermanos que no son delincuentes y es por ellos que tenemos que alzar la voz. Ya basta de tener miedo, es tiempo de actuar”, agregó Muñoz. El tema de la marcha fue claro y contundente: “los inmigrantes indocumentados no se van a conformar y a esperar a ver que les dan, hoy salieron a exigir que se les dé una reforma migratoria justa”. Entre los funcionarios que asistieron a la manifestación estuvieron los congresistas demócratas Sheila Jackson-Lee y Al Green. “Esta es una marcha poderosa porque manda el mensaje de que toda esta gente que ha marchado quieren ser americanos, esta es gente que ha contribuido a este país y que merece ser legalizada”, dijo Jackson-Lee. Green y Jackson-Lee dijeron que no están de acuerdo con el largo periodo de espera que se ha propuesto para que inmigrantes indocumentados puedan adquirir una residencia permanente. “No queremos que el periodo sea tan largo que las personas no van a poder llevar a cabo todo el proceso, debe ser un periodo justo y razonable pero también quiero advertir de que no importa cómo se termine presentando la reforma migratoria, no todos van a estar contentos”, concluyó Green.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad