El debate sobre control de armas arrecia en Houston

Un persona porta un rifle de asalto en el marco de  una feria de armas en el Reliant Center de Houston.

Un persona porta un rifle de asalto en el marco de una feria de armas en el Reliant Center de Houston.

Foto: Gustavo Rangel / RUMBO
PUBLICADO: EST Feb 8, 2013 12:01 am EST
El debate sobre el establecimiento de controles más rigurosos a la venta de armas propuesto recientemente por el presidente Barack Obama se mantiene caliente y las reacciones después de la masacre en la escuela primaria Sandy Hook en Newton, Connecticut, perpetrada el 14 de diciembre pasado por un hombre que dejó 27 muertos, entre ellos 20 niños, se pueden observar en diversas situaciones. En el Houston Gun Show que se llevó a cabo el 19 y 20 de enero de 2013 en el Reliant Center los efectos de esta polémica fueron notorios. Cientos de personas llegaron al evento organizado por la Houston Gun Collectors Association, muchas de ellas con armas para vender o cambiar, y una buena cantidad aprovechó para afiliarse a la NRA (National Rifle Association), la poderosa asociación de propietarios de armas que se ha opuesto sistemáticamente al establecimiento de controles a la venta y posesión de armamento en Estados Unidos. Entre las armas más buscadas en el Houston Gun Show estaban los rifles de asalto, que por su alto poder de fuego están en el eje de la discusión en torno al control de armas. La venta de estas armas estuvo prohibida en Estados Unidos entre 1994 y 2004 y el presidente Obama y los impulsores de un mayor control de armas han planteado la necesidad de restablecer esa prohibición. Esta posibilidad la aprovecharon los negociantes para vender sus rifles de asalto en el Houston Gun Show. "Es muy probable que ya no puedas comprar este tipo de rifle [AR-15] en las próximas semanas. Lo que me han dicho a mí es que van a imponer restricciones muy duras, es mejor aprovechar ahora que sí se puede", dijo un vendedor a un cliente que preguntaba por el rifle. Pero no solamente eran los vendedores establecidos en el Houston Gun Show los que hacían negocios. Decenas de personas caminaban con rifles de asalto sobre sus hombros que tenían hojas de papel con el anuncio 'for sale' (en venta). Era evidente que si otra persona se interesaba en esa arma no iba a haber necesidad de una revisión de antecedentes para hacer el trato. La obligatoriedad de realizar, antes de toda venta de armas o cartuchos, revisiones de antecedentes del posible comprador para detectar personas que estarían legalmente impedidas para comprar armas es otra de las propuestas de control formuladas recientemente. En el estacionamiento del lugar varios vendedores con anuncios de cartón colgados de sus cuellos se hacían presentes para vender cartuchos de todo tipo de calibre, incluyendo los de alta capacidad para rifles AK-47 y AR-15. "Compre sus cartuchos ahora porque quizás ya no los va a poder comprar", decía en voz baja un vendedor ambulante afuera del Reliant Center, que a la vez se cuidaba de los supervisores del evento. La prohibición de venta de cargadores de más de 10 balas es otra de las propuestas de control de armamento formuladas recientemente. Varias transacciones se llevaron a cabo en el estacionamiento, especialmente el intercambio de dinero por cartuchos. "Yo tengo el derecho de tener y portar armas. Siento mucho lo que pasó en esa escuela pero la solución no es poner restricciones sobre las armas", dijo Raymundo García, miembro del NRA que llegó a vender dos rifles AK-47 al Houston Gun Show. La Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos señala el derecho de la gente a poseer y portar armas. Y una sentencia de la Corte Suprema de 2008 clarificó que ese derecho existe para los individuos siempre que se las armas se usen para propósitos legales. Cabe señalar que dentro de las propuestas de control de armas formuladas no se ha mencionado retirar o quitar las armas que las personas ya poseen legalmente, sino restringir la venta futura de ciertos armamentos.

Policías piden mayor control

Pero mientras que unos defienden su derecho a poseer y portar armas otros consideran, como lo ha propuesto Obama, que deben imponerse mayores restricciones a la venta y posesión de cierto armamento. Los impulsores de una mayor regulación no encuentran esas propuestas contrarias a la Segunda Enmienda. "No veo por qué civiles deben de tener en su posesión armas de alto calibre. El argumento de muchos es que para el deporte, pero yo soy cazador y no necesito de rifles de asalto para hacerlo. Este tipo de armas son un peligro para la comunidad y para nosotros como policías", dijo Charles McClelland, jefe de la Policía de Houston. "No hay que engañarnos, estas armas llegan a las manos de criminales y no es fácil para mí como jefe de policía mandar a mis oficiales a la calle sabiendo que podrían enfrentarse a criminales que podrían estar mejor armados que ellos", agregó McClelland. Unos días después del Houston Gun Show, un tiroteo en el campus del Lone Star College en el norte de la ciudad dejó a tres personas heridas y a la vez trajo el tema de las masacres realizadas con armas de fuego inquietantemente cerca de Houston. El sheriff del Condado de Harris Adrián García también apoya las propuestas de Obama y a la vez indicó que es necesario enfocarse en el tema de la salud mental porque éste ha sido un factor determinante en las recientes masacres que han ocurrido. Los agresores en recientes tragedias como la de la escuela Sandy Hook o la sala de cine de Aurora, Colorado, aparentemente padecían transtornos mentales. "El tema de la salud mental va de la mano con el de las armas. Es necesario que se den más recursos para ayudar a personas con problemas mentales y quizás así se pueden evitar otras tragedias. Se necesita atacar el problemas de todos los ángulos", dijo García en una junta comunitaria que se hizo dos días después del tiroteo en Lone Star College. Texas se encuentra calificado como último en el país en la cantidad de fondos que dirige a la salud mental.

No a armas en las escuelas

García y McClelland apoyan la propuesta de que se contraten más oficiales de seguridad armados para proteger las escuelas pero ambos están en contra de armar a los maestros. "Yo he estado en una situación de tiroteo y con todo mi entrenamiento y años de experiencia me dio mucho miedo porque, créanme, no es lo mismo cuando alguien te está disparando. A nuestros maestros ya les pedimos que sean niñeras, consejeros y educadores ahora algunos pretenden que también sean oficiales armados de seguridad, esto se me hace ridículo", dijo McClelland. Varios distritos escolares del área de Houston consultados por RUMBO se mostraron a favor de contratar más seguridad siempre y cuando el gobierno ayude con los costos, pero ninguno consideró la posibilidad de tener a sus maestros armados. "En Galena Park no tenemos los recursos para tener un policía armado en cada una de nuestras escuelas y dependemos de los constables para poder patrullarlas, así que si nos dan ayuda será bienvenida", comentó el superintendente Angie Williams. El vicegobernador de Texas David Dewhurst dijo que pedirá al estado fondos para que maestros y otros empleados de distritos escolares reciban entrenamiento para portar armas. "El Distrito Escolar de Houston (HISD) no apoya la propuesta de armar a maestros porque creemos que se presentarían nuevos problemas y se comprometería la seguridad de estudiantes y maestros", dijo Jimmy L. Lotson, jefe del Departamento de Policía de HISD. Varios distritos en el área de Houston cuentan con su propio departamento de policía, pero la mayoría no cuenta con los recursos para tener un oficial en cada una de sus escuelas. Ni siquiera HISD, que es el distrito escolar más grande del estado. "Tenemos policías en las secundarias y preparatorias pero no podemos tener un policía en cada una de nuestras primarias. Para poder tener un policía en cada escuela necesitaríamos unos $2 millones de dólares al año en nuestro presupuesto para poder hacerlo", agregó Lotson.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad